Consejos para una perfecta cloración salina

Con el paso de los años se está pasando del tratamiento tradicional con productos químicos, el cloro de toda la vida, a tratamientos más naturales que aportan más beneficios a la salud, como es la cloración salina. Esta técnica de depuración del agua está basada en separar el cloro del sodio que conforma la sal, mediante corriente continua. Así, el cloro natural, que se extrae de la sal, desinfecta el agua y, posteriormente, vuelve a mezclarse con el sodio, de manera cíclica.

En toda cloración salina se necesitan dos elementos que son la sal y el equipo clorador. Con ambos obtenemos el hipoclorito sódico que se encarga de desinfectar el agua de la piscina y elimina todas las bacterias, algas y patógenos.

TIPS

Tienes que tener en cuenta algunas cuestiones al instalar el clorador.

El clorador se tiene que activar cuando esté funcionando la depuradora para que se genere el cloro. Es erróneo pensar que con este tratamiento del agua no se produce cloro. Lo que conseguimos es no tener acumulación. Con lo cual y dependiendo de la temperatura y del número de personas que se vayan a bañar, tanto la depuradora como el clorador deben de estar encendidos durante unas 8 horas o 10 horas. ¡No cometas tampoco ese error de pensar que no es necesario tanto tiempo de depuradora con tu clorador instalado!.

Infórmate de los gramos de cloro que produce en una hora y que sea dimensionado para tu piscina. Por evitar costes mayores puedes comprar un clorador que sea insuficiente para una perfecta depuración del agua.

y TE ACONSEJAMOS que instales igualmente un regulador automático de ph ya que los cloradores salinos suelen tender a subir el ph del agua y tienes que estar vigilado de manera manual o automática que esto no se produzca.

¿Cuáles son los beneficios de la cloración salina?

Bañarse en una piscina de agua salada te aporta una sensación placentera, reconfortable y de ingravidez, pero fundamentalmente los beneficios más importante son de higiene y salud.

  • Salud: Tu cuerpo no sufre tanto con cloro natural que con el artificial. Notarás que no se irritan los ojos, que no se reseca la piel, que no se estropea el pelo
  • Confort en el baño: Los movimientos son más ligeros y tendremos una sensación más confortable en nuestra piscina. Además desaparece el olor y el sabor a cloro
  • Cuidamos el medio ambiente al no producir gases tóxicos con los productos químicos
  • Mayor durabilidad de la desinfección del agua. La sal no se corroe con el paso del tiempo mientras que los productos químicos sí.
  • Ahorro tanto económico como energético. El coste de la instalación puede ser elevado en un principio pero posteriormente consigues ahorrar hasta un 90% en la compra de productos químicos y en cuanto al ahorro energético, un clorador consume como una bombilla con lo que lo notarás en la factura de la luz.
  • Mayor depuración del agua con la cloración
  • Más comodidad ya que no tienes que estar limpiando la piscina continuamente y comprando garrafa de producto. Sólo necesitas la sal, 5 kg x m³ al iniciar el proceso y regular la cantidad cada año.

Deja una respuesta